La imprtancia de llamarce niño

El Principito

Cuando les habla uno de un nuevo amigo nunca te preguntan de cosas esenciales. ¿Cómo es su voz? ¿Cuales son sus juegos favoritos? ¿Colecciona mariposas? En cambio, te preguntan: ¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos tiene? ¿Cuánto gana? ¿Cuánto gana su padre? Y, al obtener las respuestas a estas preguntas, creen ya conocer a las personas.

boa

3 pensamientos en “La imprtancia de llamarce niño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s