Ilegal y sin documentos
por la aduana de tus ojos
mi destino fue tu corazón
y de tal paraíso un adicto
a los paisajes de tu alma
fui un día y no pude parar
hasta reunir
mas de cuatro años
de viajero frecuente.

Y ya dentro de las fronteras
de tus brazos, en tu regazo
encontre el jardín de tus besos
y me enseñaste a jardinero
para cuidar de tus rosas
que florecían todo el año
apenas una caricia de tus manos.

Así conseguí la nacionalidad
en el país de tus maravillas
me diste una casa y un trabajo
bien remunerado por tu cariño
a cambio de ser el Sir de tu Bretaña.

Un pensamiento en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s