Ahora sin discreción.

Mujer de la luna

Ahora que no me mata
ni me angustia despertar
solo porque se -y sabes-
que los besos que soñamos
solo falta encontrarnos
para hacerlos realidad.

Ahora que no tengo
que guardarme los te amo
ni llenarme los bolsillos
con caricias que no se dan,
puedo perderme libremente
en tu bendita mirada
mirada a la cual pertenezco
y te aseguro querida,
que yo te pertenezco.

Ahora que no tengo
que usar un seudónimo
cuando quiera nombrarte
y escribirte un pensamiento
vago y apasionado
que se me haya ocurrido
al paso que leía
un poema de Sabina.

Ahora que encuentro
un oasis en el desierto
de la soledad
y el agua de ese oasis
son tus labios, es tu boca,
y tu te conviertes
en mi única deidad.

Ahora que las horas
se disfrazan de minutos
y si te beso por la mañana
cuando menos lo notamos
ya vuelve a ser de madrugada.

Ahora que la espera
es tan corta y tan larga,
ahora que la esperanza
no me mata ni envenena,
ahora que te amo
sin humo ni discreción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s