Día dieciséis. Visitando un corazón.

Corazón encadenado

Una tarde en anatomía
encontrabame disecando
aquel cuerpo desconocido
que por azares del destino
termino en esta plancha tan fría.

Me abrí paso hasta el encargado
del sistema cardiovascular
traspasando la fortaleza
su reja, su parrilla costal
expuesta sin ningún pectoral.

Dentro del mediastino medio
protegido por endocardio
encontré al órgano cardiaco
llevándome una gran sorpresa
de que tal variación existiera.

Sustituyendo al pericardio
encontré una cinta de aviso
con la leyenda en amarillo
decía “cerrado por olvido”
completamente lo envolvía.

No pude creer lo que veía
cuando ya retirada la cinta
quise explorar sus cámaras
cuyas válvulas se encontraban
cerradas con llave y candado.

Para poder seguir observando
coronal corté por su miocardio
solo para encontrar la foto
sin nombre, de un hombre sin rostro
y recuerdos por glóbulos rojos.

Seguí el recorrido sanguíneo
el que ahora yace vacío
y me encontré con poder leer
una palabra en cada cámara
“Te sigo esperando, cariño.”

No me atreví a seguir buscando
ni revisar más un solo vaso
así que cerré con puntadas
y me retire dejando el cuerpo
en aquella plancha de hielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s