Día catorce. Mi profesión.

viento de libertad en cuerpo de mujer

Ni arquitecto o carpintero
mecánico o ingeniero
yo lo que quiero ser
es un eterno explorador
de todos tus misterios
con maestría en tu cuerpo
y doctorado en tu alma.

Recorrer las pendientes
de tus muslos calientes
y conocer de memoria
tu edén, tu monte de Venus,
estudiar cartografía
recorriendo tus caderas.

Y saciar mi deseo
de quedarme dormido
en las planicies de tu vientre
después de un lento paseo
por tus playas saldas
exigiendo ser amadas.

Después dibujare a mano
tus colinas gemelas
coronadas por aureolas
por Afrodita, erógenas;
mientras cuento uno a uno
lento, tus arcos costales.

Y para la fina seda
de los aminos a tu cuello
permíteme usar la lengua
y beber del manantial
bendito que es tu boca
cual gloria de una diosa.

Espero no te importe
que mis manos se escapen
y caminen por tu espalda
hasta la parte más baja
regresando con un recuento
de tu columna vertebral.

Repetiré todo esto
hasta que te recorra
desde tus pares ortejos
de regreso y de ida
desde el punto de partida
con los ojos cerrados.

Para finalmente perderme
en tu selva cabello
consumido por tu amor
entregado con pación
todo en una canción,
canción que tienes por voz.

Entregándote mi vida
en tus ojos vertida,
ojos que me enamoraron
desde el primer día
que remataste mi mente
con tu hermosa sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s