Día diez. El conejo de la luna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Has visto el inmenso
gran cielo azulado
estando acostado
espaldas al piso?

Quede sumergido
en tal mar astral
y encontré un espejo
sucio y empañado.

Quise limpiarlo
con un algodón,
un conejo blanco
que se me escapo.

Temiendo quisiera
una jugarreta
juzgarme de Alicia
dije que no iría.

-No, señor conejo
mejor descansemos
y lo invito a ver
con migo el cielo.

-No muchas gracias
-me respondió riendo-
no  necesito eso
con patas hercúleas.

Y mire sus patas
muy ejercitadas,
y con un gran salto
llego bastante alto.

Y en eso entendí
porque el conejo
tanto ejercicio
pretende corriendo.

No le basta mirar
el inmenso cielo
y parte de él
quiere formar.

La misma luna
al conejo llama
cual batiseñal
llamando a batman.

Así cada luna
llena que se asoma
de un salto llega
a tierras de plata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s