Día uno. Te posaste y viajamos.

Golondrina

Mujer de tímido mirar
que contra mi voluntad
has entrado en mi mente
y te has posado impetuosa
cual oscura golondrina
anidando para siempre.

Tan efímero es el humo
del expreso de los sueños
que se desvanecen tardíos
como una sonrisa cordial
con la mínima ventisca,
como una lagrima vertida
en un mar de pasiones.

Miles de palabras pronunciadas
que parecían todas infinitas
a la luz nocturna, pero ahora
en la madrugada te das cuenta
que la eternidad es noctambula
y se marcha con las campanas.

Ah! Que memorias se extienden
por el espejo del tiempo
al igual que un viaje astral
marcha un expreso a vapor,
y nosotros nos besamos
lentamente, una o dos veces
cada parada en la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s