El peor poema que he escrito

A veces me parece que todos los poetas
de todas las épocas
te han conocido.

Odio que no pueda ser tan maduro
como para no necesitarte
odio esta desesperanza
y pensarte todo el día.

Odio mi forma de ser
y buscar siempre la forma
de ser tu apoyo
odio esperar lo mismo a cambio
y que en esos momentos
cuando el mundo parece tan pesado
que plasta mis hombros
y mi cabeza parece que estalla
tu no estés a mi lado.

Sé que dirás que estoy mal
sé que dirás que no se estar solo
sé que para ti esto es inmaduro y patético
y puede que tengas razón
odio esa posibilidad

Odio esta malnutrición de sentimientos
odio tener que sacar fuerzas cada mañana
para seguir luchando por tu cariño
y que tú digas que lo haces todo
por una brisa de mi afecto

¡como si yo no me desviviera por ti!
Como si no me desbordara en enamorarte
como si no entregara cada gota de mi sangre
en mimos y cariños.

Pero está bien, amor mío,
mi decisión es que me mates
toma hasta mi último aliento
y has de mi lo que quieras
hasta que ya no quede nada
hasta que muera… y peor que eso.

Déjame seco, consúmeme,
desgárrame, arráncalo todo
y no dejes nada, no dejes ni siquiera la nada.

Llévame hasta el extremo de lo absurdo
llévate todo, porque cuando te vayas
no quiero que dejes nada,
ni rastro de que existí y de que te amé.

Anuncios

El silencio

 

Resultado de imagen para silencio

El silencio: agónico grito
de una esperanza decrepita.
Única respuesta de una garganta
congelada y dolorosa, disfuncional.

Silencio, el abandono del alma
a una tierra desolada
donde las manos tiemblan
donde la cabeza gacha.

Silencio es el sonido del aire
que compensa un vacío en el pecho;
es el siseo de las gotas saladas
reptando por la mejillas.

Ese pitido desolado
y el miedo en la mirada,
mi corona de espinas ante tus ojos
ese ruido entre sístole y diástole.

Mis pasos tras tu espalda,
el “¿Por qué?” ahogado,
el buzón de voz que mata,
y la muerte que no llega.

Estas palabras y esta distancia,
tu nombre con sordinas,
y la esperanza vana…
son el silencio.

 

Fernando B. Salgado

Separarse de alguien es peor que dejar las drogas

Alcohol, tabaco, marihuana
estas y otras diferentes
puedes reducir la dosis
administrarlas menos
incluso hay de liberación prolongada

¿Pero como administras a una persona de forma prolongada?
¿Dónde venden besos de menos dosis?
¿Dónde hay pastillas que bloqueen
este receptor cardíaco?
Este receptor que te obliga a mirar
y esperar el teléfono sonando.

Este síndrome de abstinencia
es el peor de todo, porque esta droga
no está en el cuerpo
está en el alma.

Y la medicina occidental y hegemónica
con todos sus psiquiatras y cardiólogos
no han podido curar el desamor.

Azkre K.

NOCTURNO

Silencio de la noche, doloroso silencio
nocturno… ¿Por qué el alma tiembla de tal manera?
Oigo el zumbido de mi sangre, 
dentro de mi cráneo pasa una suave tormenta.
¡Insomnio! No poder dormir, y, sin embargo,
soñar. Ser la auto-pieza
de disección espiritual, ¡el auto-Hamlet!
Diluir mi tristeza
en un vino de noche
en el maravilloso cristal de las tinieblas…
Y me digo: ¿a qué hora vendrá el alba?…

Rubén Darío

-Cuadro: Noctámbulos – Edward Hopper –

La imagen puede contener: una o varias personas

En terapia intensiva

Este blog no solo son letras nacionales que se queden enfrascadas en unas hojas de papel; he conocido personas increíbles de Tenerife, Madrid, Brasil, Venezuela, etc. Estas letras son como las estrellas: solo falta voltear al cielo para percibir su brillo.

Ahora por este espacio que ha servido de poemario, antología, desahogo y huerto para el arte, quiero llevar a todo el mundo una historia quizá recontada varia veces pero que por su terror y violencia nos sigue dejando petrificados.

40903467_277389646210273_737669957461999616_n

Sigue leyendo

México crónico degenerativo

Resultado de imagen para mexico enfermo

 

México enfermo de gravedad
adolece la diabetes moral
y un síndrome de espíritu.

Descuidaste por décadas
el alimento de las letras
desnutriste tu carne
con un cruel
sedentarismo cultural.

Ahora sufres de obesidad
malinchismo mórbido
y la violencia gangrena tus pies.

¿Quieres aceptarte cómo eres?
No se cura lo que no está enfermo.
Encuentras tu cura milagrosa
frente a un televisor espejo.

México, no eres de huesos anchos
ni los sustos actuales lo causaron
te falto salud preventiva
y ahora tus hijos nacen
con diabetes educativa.

Fernando B. Salgado

Somos

Imagen relacionada

He llegado para quedarme
soy yo en tus pupilas
sumándome a tus conjuntos.

Ya no seremos más
quienes éramos
antes de reencontrarnos
aquí y ahora.

Convencidos de habernos conocido
ya en otras vidas y otros sueños.

Si el destino existe
es este camino que andamos
a través de los años
para seguir andando de la mano
las mañanas venideras.

Ama, Ámame, Amémonos
como la promesa del primer día
como el fuego perfecto
y el sol a las flores
como el eterno labial a tus labios.

 

Fernando B. Salgado

Plenitud

Imagen relacionada

El café, el dulce y la carne
estas y de más cosas
llenan mi estómago.

El sexo y otra carne
satisfacen mi libido
la lujuria y el placer.

Tu sonrisa,
y todos los momentos
que estamos bien
que pasamos juntos
llenan mi corazón.

Pero solo el arte
la letra y el pincel
escribir y conocer
llenan y satisfacen mi alma.

Mi suerte y fortuna
se colmaron
cuando descubrí en ti
todo lo recitado.

Fernando B. Salgado

Preguntas y respuestas

Resultado de imagen para aferrado

No sé por qué me aferro
a ti, a tu presencia
no sé porque rogarte
cada que te marchas.

Algunos nacen fuertes
otros son débiles
pero yo salí masoquista
con la perseverancia de un bruto.

¿Cuándo es el límite?
¿cuándo dejar de luchar?
¿cuándo arrancarse la piel
aunque duela y sangre el alma?

¿Cuál es la delgada línea
entre un “quédate”
y el sutil ajenjo del “adiós”?

Cuan necio puede ser un corazón?
extrañarte y necesitarte es la condena
tan bella y dulce como blasfema

Si este amor no te ha convencido
eres libre en tu soledad
para olvidar el tiempo que perdiste
entre un amor tan sincero
como no volverás a encontrar.

Fernando B. Salgado

Para que midas

Resultado de imagen para corazon calculaadora

Inversamente proporcional
es el dolor de tu partida
al número de días reídos
sumándole las noches de abrazos
entre los besos bajo la lluvia
por los te amo de cielos despejados

A todo esto le has de restar
la resaca de los malos ratos
los reproches fulminantes
los llantos sobre pañuelo.

Acaso queda numero positivo
acaso mi logaritmo es más grande
que tu soledad en denominador

Y al final la equis en vos
queda llena de olvidos
o es que quizá queda resuelta
con el recuerdo elevado
a un natural Te Extraño.

Fernando B. Salgado